VIVE UNA PESADILLA, LO PERDIÓ TODO

Los cuerpos de padre e hija salvadoreños ya se encuentran en manos de su mamá.

Se trata de Óscar Alberto, de 25 años, cruzó primero con su pequeña Valeria, de dos años y 11 meses.

Según contó Tania a los medios, dejó a la niña en el lado estadounidense del río y cruzó de vuelta a México para ayudar a su esposa.

Mientras él regresaba, Valeria se volvió a lanzar al agua y, cuando fue a rescatarla, la corriente arrastró a ambos río abajo.

Tania sobrevivió gracias a la ayuda de otra persona pero vio desaparecer a su esposo y a su hija. Fue ella quien contó lo que había pasado a las autoridades, que activaron un protocolo de búsqueda de 12 horas.

Los cuerpos del joven y de la menor aparecieron abrazados entre unas ramas a unos kilómetros del puente internacional de Matamoros, que une la localidad mexicana con su vecina estadounidense Brownsville, en Texas.

La imagen de los cuerpos abrazados, que generó un gran impacto en las redes sociales, demuestra que, cuando alcanzó a su hija, Óscar la metió dentro de su camiseta para que la corriente no se la volviera a llevar.

Finalmente, el agua pudo con el peso y con la vida de ambos.