Así arrancó el primer día laboral del «hombre del cartel»

Ayer por la mañana sorprendía a muchos automovilistas al colocarse a inmediaciones de la avenida La Reforma con un cartel que decía«Busco trabajo, voy a ser padre».

En menos de 24 horas su vida ha dado un giro. La mañana de este miércoles llegó vestido formalmente, con una sonrisa tímida, con los ojos cargados de ilusión y con el deseo de aprovechar una oportunidad que llegó como caída del cielo.

Michele Castillo Zebadua llegó antes de las 8:00 de la mañana a la sede del Ministerio de Desarrollo (MIDES), para conocer el área en la que trabajará en la Dirección de Protección Social.

“Hoy me desperté a las 6, ya tenía mi ropa lista para no estar corriendo. Me tomé un café y me vine temprano para llegar puntual al trabajo. Tuve una sensación muy bonita, la gente me sonreía y me saludaba y eso me hizo sentir muy bien mientras llegaba al MIDES”, expresó Castillo, quien se veía muy emocionado.

Desde su ingresó en la recepción de esta cartera, los trabajadores le dieron la bienvenida con sonrisas y deseándole éxitos en su nueva labor.

«Quiero agradecer a todas las personas y empresas que me llamaron y me ofrecieron una oportunidad. Quisiera llamarles para decirles que estoy agradecido con todos los que estuvieron involucrados en este momento de mi vida”, agregó.

Tras solventar algunos asuntos con su documentación para el trabajo, «el hombre del cartel» hizo un recorrido por el edificio para empezar a entender el funcionamiento de esta institución.

Su actitud fue el éxito

El día que Mitchel salió a las calles, el Ministro de Desarrollo, Carlos Velásquez Monge, dijo: «Cuando vi a Michele parado en la calle con ese cartel llamó mi atención, aún más cuando vi la frase del cartel. Valoro el esfuerzo y la determinación de las personas y él lo demostró con su actitud. Es un ejemplo de perseverancia que nos demuestra que el que busca encuentra y como dijo un amigo mío: ‘No hay trabajo más duro que buscar trabajo’. El esfuerzo de Michele nos sirve para entender que con sacrificio, no sólo podemos cambiar nuestra familia, sino también un país».


Así fue como Michele perdió la timidez, se llenó de valor para pedir una oportunidad laboral y a partir de este día empezará a labrar un nuevo camino en busca de brindarle estabilidad a su esposa y su futuro hijo.