Cómo guardar frutas y verduras para conservarlas mejor

Aprender guardar los alimentos ayuda a que estos no se arruinen antes del tiempo estimado y se pueda aprovechar mejor sus nutrientes y se disfrute más su sabor.

Aunque parezca una tarea sencilla conservar las frutas y verduras no es fácil. Por eso resulta común que al abrir la refrigeradora resulte que varios alimentos, que creímos iban a durar, están en mal estado. Según los expertos, se requieren de algunos conocimientos para asegurarse que está conservando su comida de mejor manera.

Lavar antes de guardar

De acuerdo con la nutricionista Alejandra Jiménez, siempre es recomendable lavar las verduras y frutas antes de guardarlas, porque pueden traer restos de tierra o de cualquier otro producto que perjudique a su conservación. Además, podrían contaminar a otros alimentos en el cajón y entonces todos durarán menos.

Existen algunos alimentos que no es recomendable lavarlos antes de guardar porque solo se acorta su vida útil. Por ejemplo, las fresas, hierbas y frutos del bosque.

Separe los alimentos

No olvide separar las frutas de las verduras, porque ambos alimentos tienen propiedades y características que hacen que maduren de forma diferente. Muchas frutas emiten a medida que maduran pequeñas cantidades de etileno, que provocan que las verduras pierdan la clorofila y se echen a perder.

Al separar los alimentos ayuda a que se conserven porque las características son similares.

Congele para no desperdiciar

Muchas frutas y verduras, así como otros alimentos, también se pueden congelar para asegurar que tendrán más tiempo de vida. “Lo ideal es que no se haga -congelarlas- para que no se pierdan sus propiedades, pero si lo considera necesario porque desea que tarden mucho tiempo lo mejor es hacerlo. Lo que debe hacer es lavarlos bien y después secarlos”, dice la profesional.

¿Cómo guardarlas?

A continuación, le explicamos cómo debe guardar algunos alimentos, así como si es conveniente refrigerarlos o no.

Limones

En el frío pierden el aroma, por ello no se recomienda guardarlos en el refrigerador. “En el compartimiento de verduras, donde la humedad es más alta, los limones se pudren. Es mejor mantenerlos en una cesta de alambre en el sitio más fresco de la vivienda y donde circule el aire”, indica Dietlind Hanrieder, experta en ciencia de los alimentos de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Anhalt.

De ningún modo hay que guardar los limones en una bolsa de plástico, porque con toda seguridad se pudren.

Los limones son un alimento delicado porque el frío hace que pierdan el aroma.

Berenjena

Se encuentra entre las verduras más sensibles al frío. En la sartén se lleva excelentemente bien con los tomates, pero en la refrigeradora es sensible al etileno y, por lo tanto, no pueden almacenarse juntas.

La berenjena se mantiene fresca durante un máximo de diez días a una temperatura de 10 a 13 grados.

Coliflor

La coliflor por lo general no dura más de un día o dos. “Si tiene manchas negras es una señal de que está infectada con el hongo negro y ya no es adecuado para su consumo”. Estos hongos podrían formar sustancias tóxicas que se sospecha son cancerígenas, advierte Ute Gomm, periodista especializada en temas científicos.

La coliflor es un alimento que necesita cocinarse rápidamente.

“Estos hongos negros se acumulan en el cuerpo. Además de las partes visibles, el hongo tiene raíces que no se detectan a simple vista, por lo que cortar las áreas infectadas generalmente no es suficiente”, asegura Gomm.

Zanahorias

Deben retirarse lo más rápido posible del envoltorio plástico y colocarse en un ambiente oscuro, fresco y seco.

Las zanahorias sueltas se pueden guardar en el compartimiento de verduras del refrigerador durante aproximadamente cuatro semanas, mientras que las que vienen en un atado no deben permanecer en el frío más de una semana.

Además, se deben eliminar las partes verdes porque absorben el líquido a la verdura, aconsejan los expertos.

Frutas que maduran al resto

Muchas personas no saben que las manzanas contienen gas etileno y, por lo tanto, aceleran el proceso de maduración de las frutas que están cerca, explica por su parte la nutricionista Antonia Blumenthal. “También los tomates emiten el gas de maduración. A la vez que pierden su aroma en el refrigerador”, agrega.

Las manzanas aceleran el proceso de maduración de las frutas que están cerca.

Pero, no sólo las manzanas y los tomates aceleran la maduración de las frutas. Este compuesto químico orgánico también se encuentra en aguacates, peras, nectarinas y ciruelas.

Otros alimentos

Para guardar los cereales, grupo en el que se encuentra el maíz, trigo, arroz, cebada, avena, centeno y amaranto, considere hacerlo en un recipiente hermético. Colóquelos en un lugar seguro y oscuro. También puede colocar una bolsa de tela llena de sal para que absorba la humedad del ambiente. Cambie esa sal cada seis meses. Evite dejar los granos en bolsas de plástico porque los insectos pueden perforarlas. Además, no los guarde en recipientes de vidrio porque estos guardan mucho calor y pueden afectar el grano.

Respecto al pan, lo ideal es conservarlo en recipientes o en latas herméticas. También puede congelarlo, así como la tortilla. El pan debe partirlo si es grande y empaquetarlo en un material impermeable que no pase humedad y cerrarlo bien. Si es en rodajas, debe envolverse en hojas de aluminio o papel encerado. Cuando desee degustarlo sáquelo 30 minutos antes del refrigerador.

Para que el pan respire mejor, córtelo en rodajas.

Las leguminosas, en las cuales se incluye el frijol, lenteja, garbanzo y soya, puede dejarlas en su empaque original, bien cerrado, o en un recipiente de plástico con tapadera de corcho o rosca. Colóquelos en un lugar fresco y seco en donde no tenga la luz directa del sol. Estas recomendaciones permiten su conservación entre tres y seis meses.