Cómo lograr un Internet seguro para niños y jóvenes

Este martes 11 de febrero se celebra el “Día del Internet Seguro” para hacer conciencia de la importancia de utilizar el Internet de forma adecuada. Acá le explicamos los principales riesgos que existe para la niñez y juventud, y cómo prevenirlos.

El Internet se ha transformado en una herramienta indispensable en el diario vivir, sobre todo de los jóvenes. De acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo especializado de la Organización de las Naciones Unidas, el 65% de los jóvenes entre 15 y 24 años de los países en desarrollo están conectados a Internet.

A través de este medio pueden tener acceso a cualquier forma de educación, comunicarse con familiares y amigos sin importar la distancia y tener acceso a plataformas de ocio. Sin embargo, existen ciertos riesgos para sus usuarios, como acoso cibernético, desinformación, exposición a contenido dañino, entre otros. Por esta razón se celebra el “Día del Internet Seguro”, para promover el uso respetuoso, responsable y crítico de la web.

Esta iniciativa surgió de Insafe/INHOPE, red europea de Centros de Conocimiento para promover la seguridad y el uso responsable de Internet, con apoyo de la Unión Europea. La celebración se lleva a cabo cada martes de la segunda semana de febrero.

Principales riesgos

Según la Organización de los Estados Americanos (OEA), los riesgos que sufren los NNA (niños, niñas y adolescentes) en la web no representan un nuevo tipo de violencia del que se encuentra en su entorno físico. La diferencia es que en el contexto virtual adquieren una dimensión distinta en términos de alcance y potencial de daño.

El ciberacoso es una práctica traumante para la víctima, sobre todo por la velocidad y el tiempo con el que transcurre el contenido que le hizo daño.

Algunas de las principales amenazas es la explotación, acoso y abuso sexual, que son facilitadas por las tecnologías de la información y/o difundidas por medios en línea. El Ciberacoso es una forma de agresión que se produce entre dos personas, utilizando Internet, con la intensión de propagar mensajes o imágenes “crueles” para que sean vistos por varios usuarios.

Sextorsión, es el término utilizado para el chantaje a la niñez, amenazándola con difundir imágenes o videos sexuales generados por las víctimas. La intensión del extorsionador es mantener relaciones sexuales o continuar la explotación sexual. También pueden ser víctimas de Sexteo, definido como el intercambio de fotos o vídeos de contenido sexual producidas por la víctima. Este material puede ser intercambiado por medio de mensajes, redes sociales o correo electrónico.

Grooming hace referencia a las estrategias que lleva a cabo un adulto para ganarse la confianza de un NNA a través de Internet con el propósito de abusarlo o explotarlo sexualmente. Existen dos tipos: cuando no hay fase previa de relación y generación de confianza, pero el acosador logra obtener fotos o vídeos sexuales de la víctima con la intención de extorsionar con difundirlos a cambio de tener un encuentro personal. El segundo es cuando sí existe una fase de generación de confianza y logra que los menores entreguen el material sexual por sí mismos para volverlo objeto de chantaje. “El adulto suele hacerse pasar por un menor, manipular a través de los gustos y preferencias de la víctima”, dice Miguel Mendoza, del equipo de Educación e Investigación de ESET, una compañía de seguridad informática.

Los niños pueden ser víctimas de contenido nocivo y dañino para su desarrollo.

Otro riesgo es la Paliza feliz, la cual es considerada por la OEA como una forma de ciberbullying que sucede cuando una persona o grupo golpea a otro mientras se graba el incidente con un celular, con la intención de difundirlo en redes sociales y burlarse de la víctima.

Además, los menores también pueden ser víctimas de exposición a contenidos nocivos. Es decir, pueden tener acceso, de forma intencionada o accidental, a contenido violento, de índole sexual o generador de odio.

¿Cómo prevenir las amenazas?

Kaspersky, empresa de ciberseguridad global, recomienda a los padres de familia o encargados que platiquen con sus hijos acerca de los peligros que existen en Internet y de lo que es aceptable cuando se navega en la web, por ejemplo, el tipo de información que se puede compartir, el lugar y tiempo en el que pueden navegar. Establecer reglas ayudará a tener mejor control del contenido que publican. Además, es ideal que se fomente la confianza, con comunicación abierta, para que los niños acudan a los adultos si son víctimas de una situación que los ponga en peligro.

Genere confianza en sus hijos para que constantemente pueda revisar junto con ellos la información que publican en redes sociales. 

Lysa Myers, de ESET, opina que es importante explicar a los niños que eviten tener discusiones personales con extraños en línea, especialmente si se trata de conversaciones acerca de sexo o violencia. Además, al fomentar la confianza, periódicamente puede preguntarle cuáles son las páginas web que más visita y con quienes conversa. También puede optar por revisar sus publicaciones.

“Mantenga la computadora en una habitación de uso familiar de la casa, no en la de su hijo. Es mucho más difícil para el agresor sexual comunicarse con un niño si los padres u otros miembros de la familia pueden ver la pantalla de la computadora”, dice Myers.

Es recomendable que el niño cuando desee visitar su red social lo haga desde el celular del adulto y deje abierta su cuenta. De esta forma podrá supervisar el contenido compartido y conversaciones con amigos.

Puede utilizar también aplicaciones de control parental como Control Parental Kroha que permite bloquear y limitar el acceso a aplicaciones y juegos en los dispositivos móviles con sistema operativo iOs o Android. Kaspersky Safekids gestiona el tiempo en pantalla, consulta su ubicación y el estado de batería, así como supervisa la actividad púbica en Facebook. ESET Parental Control ofrece un listado de las páginas web más visitadas, control de aplicaciones, entre otras.

Estas aplicaciones pueden usarse dependiendo la edad de los niños, ya que, según los expertos, no es lo mismo tener estos controles en dispositivo utilizados por pequeños que por adolescentes. La clave para que funcione para todas las edades es la confianza y diálogo entre padres e hijos para generar un vínculo que los ayude a ambos a disfrutar del Internet sin problemas.

Recomendaciones para niños y jóvenes

Unicef y Kaspersky dan algunas recomendaciones a los niños y jóvenes para que puedan gozar de un Internet más seguro.

  • Antes de aceptar una solicitud de amistad verifique su perfil y trate de averiguar quién es. Considere si tienen amigos en común, si estudian en el mismo centro educativo o si han compartido alguna experiencia juntos.
  • Utilice solo conexiones seguras. Lo recomendable es conectarse solo desde casa y no en lugares públicos, ya que cualquiera podría robar sus datos con mayor facilidad.
  • Compruebe sus ajustes de privacidad para que quienes no son sus amigos no puedan ver su información, especialmente las ubicaciones que ha registrado. Recuerde no dar información personal como dirección, número de teléfono, contraseñas y fotografías.
Cambie constantemente sus contraseñas y revise las políticas de privacidad de su perfil.
  • No comparta historias o fotografías que puedan dañar o avergonzar a alguien, porque lo que podría parecer una broma inofensiva puede herir a otra persona.
  • Recuerde que tiene derecho a su privacidad, por lo que es inadecuado acceder a la cuenta de otra persona o utilizar su celular sin su permiso.
  • Si ve algo que le molesta o le hace sentir mal en redes sociales, denúncielo. Muchas plataformas permiten denunciar una foto o una publicación específica, si va contra las normas de convivencia. La mayoría de las redes sociales le permiten bloquear a un usuario.
  • Utilice una contraseña diferente para cada red social y renuévela periódicamente. Procure que sean complejas y ni sencillas o con datos fáciles de adivinar como fechas, nombres de mascotas o familiares. Lo recomendable es que tengan ocho caracteres (letras y números).
Tenga precaución de responder correos electrónicos que no sean de conocidos. No brinde información personal.
  • Precaución con los correos maliciosos. Puede detectarlos fácilmente porque están mal redactados e invitan a actuar urgentemente. Además, ofrece ofertas “demasiado buenas”. Si lo detecta, no descargue archivos o haga click en el enlace.
  • Mantenga la cámara web de su computadora tapada para evitar ser grabado sin su consentimiento. Bloquee sus dispositivos con contraseñas seguras.
  • Actualice constantemente el antivirus de su computadora, así evitará ciberataques.

Datos en Guatemala

  • La Sección de Delitos Informáticos de la Policía Nacional Civil informó que recibió 700 denuncias por delitos informáticos, hasta septiembre de 2019. Entre los más frecuentes está el acoso en redes sociales y violación a la intimidad.
  • De acuerdo con una encuesta realizada en 2018 por el Observatorio Guatemalteco de Delitos Informáticos (OGDI), 301 niñas denunciaron ciberacoso, sexting, ciberbullying, robo de identidad, entre otros delitos. Mientras que 174 mujeres denunciaron ciberacoso, sexting y estafas.
  • Para denunciar ciberdelitos, las víctimas pueden hacerlo en la sede del Ministerio Público ubicada en la 15 avenida y 10ª calle de la zona 1, o al número 110 de la Policía Nacional Civil.