Niño que robó para comer en Huehuetenango está desaparecido

Está desaparecido Óscar Ordóñez Lorenzo, el niño reconocido en redes sociales por ser señalado de robar para comer. Una alerta Alba-Keneth se activó a petición de una casa hogar a donde ingresó y de la cual se escapó.

Óscar se encontraba internado en la casa de abrigo «Nidia Martínez», ubicada en La Esperanza, Quetzaltenango. Es un lugar administrado por la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia a donde son trasladados los menores de edad con discapacidad.

Funcionarios del hogar «Nidia Martínez», confirmaron que el pequeño padece una incapacidad intelectual leve.

Repetidas fugas

Óscar Ordóñez tiene 14 años y no es la primera alerta Alba-Keneth que se activa para localizarlo. En el historial de la unidad de búsqueda de menores de edad se registran tres, solo última se ha tenido que reiterar.

  • La primera alerta: 574-2019 se activó el pasado 4 de febrero y se desactivó cuatro días después. Sus familiares reportaron la desaparición.
  • La segunda se registró con el número 364 y se activó el 15 de julio de 2019. Un día después se le localizó. Para ese entonces ya se encontraba internado en el hogar temporal.
  • La tercera tiene el número 3690-2019 y se activó solo un día después de la anterior, es decir el 16 de julio. Es decir que el joven se fugó en menos de 24 horas. La misma alerta se reiteró el 23 de agosto y sigue activa a solicitud del hogar temporal ya que no ha sido ubicado.

Hallado y capturado por robar

El viernes 16 de agosto de este año, estando fuera del hogar temporal, fue capturado por la Policía Nacional Civil. Se reportó que en esta oportunidad robó una memoria USB.

En ese momento se le trasladó a un juzgado que resolvió regresarlo al hogar temporal y buscar familiares idóneos para entregarlo. Sin embargo, se fugó y la alerta Alba-Kennet volvió a activarse.

El caso de Óscar se volvió público y viral en noviembre de 2018. En aquella ocasión se viralizó en redes sociales un video en el que se le observa llorar.

La descripción de ese entonces es que fue golpeado por «Los patrulleros de la terminal» de Huehuetenango al descubrirlo robando comida.