Por qué los gatos (al igual que los perros) son amigos fieles

En contra de la creencia de que los felinos domésticos son ariscos, independientes y distantes con quienes conviven, un estudio demuestra que estas mascotas pueden tener apego hacia los seres humanos de un modo similar al que desarrollan los perros, e incluso los niños.

Los gatos domésticos (Felis silvestris catus) tienen la mala fama de ser mascotas poco sociables y menos cariñosas con sus dueños en comparación con otros animales de compañía como los perros, pero un estudio de la Universidad Estatal de Oregón (OSU) en Estados Unidos, ha demostrado por primera vez de manera empírica que esta creencia es infundada.

“Estos animales muestran los mismos estilos de apego principales que los perros, e incluso los bebés, hacia sus cuidadores”, según la doctora Kristyn Vitale, investigadora del Laboratorio de Interacción Humano-Animal de la OSU y autora principal del estudio que ha demostrado este comportamiento, basándose en la práctica y en la observación de los hechos.

“Nuestro estudio no apoya la idea de que los gatos sean distantes o que no perciban a su dueño como una fuente de seguridad”, explica a Efe esta investigadora de la OSU.

“Descubrimos que, al igual que los perros, la mayoría de los felinos domésticos forman fuertes lazos con las personas. Esto indica que la interacción social humana juega un papel importante en la vida de un gato”, señala Vitale, desde Corvallis (Oregón, EEUU).

Mascotas sociables y cariñosas

Explica que, en una investigación anterior sobre el nivel de sociabilidad de estos animales con criaturas de su propia especie, descubrieron que algunos gatos son bastante independientes y otros son muy sociales respecto de otros gatos.

Estudio revela que la mayoría de los gatos domésticos forman fuertes lazos con las personas y que la interacción social humana juega un papel importante en sus vidas.

En otro estudio previo al más reciente, publicado en la revista científica Current Biology, “encontramos que la mayoría de los gatos prefieren la interacción social a la comida o los juguetes”, matiza.

“Esto demuestra que “muchos gatos parecen ser cariñosos con las personas”, recalca Vitale.

Según esta investigadora,  el apego a los humanos es un comportamiento biológicamente relevante “tanto en los perros como en los gatos”, y su última investigación demuestra que, cuando los gatos viven en dependencia de un humano, “ese apego es flexible y la mayoría utilizan a las personas como fuente de consuelo”.

En este estudio, un centenar de gatitos y gatos adultos participó en una prueba similar a la realizada para estudiar los comportamientos de apego de bebés y canes, consistente en pasar dos minutos en una habitación nueva con su cuidador; estar después dos minutos solos; y finalmente reunirse con su cuidador ese mismo periodo de tiempo.

La mayoría de los felinos (el 64.3% de los pequeños y el 65.8% de los adultos) mostraron un “apego seguro” (un tipo de vínculo que refleja un lazo afectivo sano y duradero) hacia su cuidador.

Por otra parte, el 35.7% de los gatitos y el 34.2% de los gatos adultos mostraron estar apegados de una manera insegura, es decir que su vínculo con los seres humanos presentaba cierta inseguridad distanciamiento o ambivalencia.

El apego se mantiene con el tiempo

Al regresar su cuidador tras estar ausente dos minutos, los gatos con un apego seguro estaban menos estresados y equilibraban su atención entre la persona y su entorno y, por ejemplo, continuaban explorando la habitación.

En cambio, los gatos con un apego inseguro mostraban signos de estrés, como mover la cola y lamerse los labios o mantenerse alejados de la persona, evitándola, e incluso aferrarse a ella saltando sobre su regazo, pero sin moverse, exhibiendo un comportamiento ambivalente, es decir de signos opuestos, según la OSU.

Un gato muestra un comportamiento de apego seguro con la investigadora Kristyn Vitale en el Laboratorio de Interacción Humano-Animal de la Universidad Estatal de Oregón. 

“Una vez que se ha establecido un estilo de apego (seguro o inseguro) entre el gato y su cuidador, parece mantenerse relativamente estable con el tiempo”, señala Vitale.

Los gatos, como la mayoría de los animales domesticados, conservan varios rasgos juveniles hasta la madurez y siguen dependiendo de los humanos para su cuidado”, explica la experta.

Para Vitale fue sorprendente descubrir que la proporción de apegos seguros e inseguros en los gatitos y gatos adultos coincidía estrechamente con la proporción de estilos de apego en la población infantil humana. “El 65% de los bebés humanos están unidos de forma segura a su cuidador”.

Estudio afirma que los gatos también son amigos fieles.

“Es probable que los gatos que son inseguros corran y se escondan o parezcan actuar distantes. Durante mucho tiempo ha habido una forma sesgada de pensar que todos los mininos se comportan de esta manera, pero la mayoría utilizan a su dueño como fuente de seguridad”, según Vitale.

“Tu gato depende de ti para sentirte seguro cuando está estresado”, asevera con rotundidad.

Consultada por Efe sobre qué puede hacer el dueño de un minino para reforzar los lazos emocionales con su mascota, la investigadora de la OSU aconseja a los cuidadores que sean “receptivos hacia el comportamiento de su animal doméstico”.

“Si el gato está experimentando una experiencia estresante, como mudarse de casa o ir al veterinario, su dueño debe ser positivo y expresarle que no hay nada que temer. Esto puede hacer que el animal se sienta más seguro cuando se encuentre estresado”, concluye la doctora Vitale.