Por qué Telefónica decidió desprenderse de la mayor parte de su negocio en América Latina

Después de más de 30 años de incansable expansión mediante compras, alianzas o agresivas ofertas para ganar cuota de mercado, Telefónica decidió esta semana darle un giro de 180 grados a su estrategia.

Sobre todo la que tiene que ver con sus mercados en Latinoamérica y su marca Movistar.

La multinacional española se quedará con los negocios de Brasil, Reino Unido, Alemania y España, sus principales mercados hasta la fecha y donde los directivos ven mayor potencial de crecimiento.

No en vano, estos cuatro mercados generan el 80% de sus ingresos.

El resto, incluidos Argentina,Colombia, Chile o México, pasarán a formar parte de una nueva filial independiente con la que Telefónica tiene intención de hacer caja mediante una de estas tres opciones: vender, sacar a bolsa o buscar socios.