Q100 millones del presupuesto del Codede para 2020 servirán para obras de arrastre de 2019

Alcaldes que perdieron la reelección dejaron de gestionar proyectos ante el Consejo Departamental de Desarrollo (Codede) por al menos Q100 millones.

Según expertos, la baja ejecución presupuestaría tendrá como resultado que decenas de obras se retrasen en el departamento para el ejercicio fiscal 2020; sugieren que los nuevos alcaldes soliciten al Codede reprogramar las obras antes del 31 de enero para no perder los fondos asignados por el Ministerio de Finanzas (Minfin).

Luis Meza, delegado de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán), explicó que del presupuesto del Codede para 2020, se restarán Q100 millones para obras de arrastre de 2019. “No se pudo ejecutar eficientemente los recursos asignados y ahora lo complejo es efectuar los trámites para reprogramar las obras con el plazo tan corto que da la ley”, explicó el funcionario.

“Es la peor deuda de arrastre que tenemos en años, vamos a superar los Q100 millones, es lamentable porque hubo proceso de pre inversión, trámites, estudios y las obras se seleccionaron”, comentó Meza.

Las obras que corren el riesgo de quedarse sin financiamiento, son 70, la mayoría, proyectos de agua entubada, salud, educación, entre otros.

A partir del 15 de enero de 2020, en 29 de los 31 municipios de Huehuetenango, habrá nuevas autoridades municipales. Meza explicó que los alcaldes tendrán 15 días a partir de la toma de posesión para reprogramar las obras y usar el dinero que destinó Minfin, si no lo hace el trámite, la comuna asumirá el gasto de la obra.

Pobladores de Santiago Petatán esperan que las nuevas autoridades puedan ejecutar proyectos para mejorar sus condiciones de vida.

El presupuesto del Codede de Huehuetenango para el ejercicio fiscal 2019 fue de Q177 millones 21 mil 454, hasta noviembre, el Minfín trasladó Q71 millones 875 mil 357, que es el 40 por ciento de los fondos.

Carolina López, directora ejecutiva del Codede, detalló que en los bancos hay Q10 millones 821 mil 62 que los alcaldes no retiraron para pagar a las empresas a cargo de las obras.

López se mostró preocupada porque antes del 31 de enero los nuevos alcaldes y los alcaldes reelectos deberán gestionar ante el Codede la reprogramación de las obras.

Antes de la campaña electoral los alcaldes que buscaron su reelección abandonaron la gestión de obras ante el Codede y como la mayoría no fue reelecto dejaron de asistir a las reuniones del Consejo, no atendieron el llamado del gobernador para agilizar los trámites.

“Solo 12 de los 31 alcaldes acudieron de forma regular a las sesiones. En las cuentas del Codede tenemos Q20 millones que no se transfirieran”, afirmó López.

Aseguró que hay una responsabilidad compartida desde las municipalidades por la incapacidad técnica para no agilizar los procesos. “Este sistema se creó para abrir la participación ciudadana, pero aquí no hay planificación para el desarrollo”, enfatizó la funcionaria.

Una vecina de Santiago Petatán, el último municipio creado en Huehuetenango, camina por una por una de las calles en ese lugar. Petatán este es uno de los pocos municipios que logró  ejecutar los recursos del Codede.

Francisco Rocael Mateo Morales, coordinador del Concejo de Pueblos de Occidente (CPO), en Huehuetenango, expresó que el Codede colapsó porque cada año se devuelve una “millonada”, dinero que las comunas no ejecutan.

“La falta de capacidad de este gobierno y la influencia de políticos mafiosos capturaron al departamento en la última década”, dijo.

Respecto al tema, Ramiro Barillas Castillo, gobernador y presidente del Codede, manifestó: “Nosotros podemos ver que no fue posible ofrecer desarrollo para las comunidades, perder Q100 millones es complicado y este gobierno dio la oportunidad, no podemos obligar a los alcaldes para que hagan su trabajo y ejecuten el dinero”-

Agregó que Huehuetenango es un departamento con necesidades. “Nos queda claro que tenemos la oportunidad de nuevos jefes ediles con conciencia para que se aprovechen los presupuestos futuros”, dijo.

“Son las autoridades más cercanas a las comunidades y deben cumplir el mandato del código municipal”, detalló Luis Mesa, delegado Segeplán.