¿Qué cambia después de los 40 años? Aquí le contamos cómo cuidarse

A partir de los 40 años el cuerpo humano sufre algunos cambios que inciden en su funcionamiento. Es importante conocerlos y mantener un estilo de vida saludable para tener un desempeño óptimo. Si se encuentra en esa etapa de la vida, estos consejos podrían ayudarle a cuidar su salud.

Llegar a los 40 años implica atravesar cambios a los cuales debemos adaptarnos y, sobre todo para cuidar nuestra salud, debemos adoptar y reforzar prácticas saludables. “Es una etapa diferente”, dice Elizabeth Orozco, nutricionista, haciendo referencia a que el organismo no funciona de la misma forma que cuando se es más joven.

“A esta edad, los cambios hormonales son los más visibles. Esto determina los estados de ánimo y la nueva alimentación.  Es necesario hacer cambios de acuerdo con la edad con el objetivo de que, cuando lleguemos a ser adultos mayores a partir de los 65 años, prevengamos los riesgos de padecer enfermedades”, agrega Orozco.

Recuerde que con el tiempo van surgiendo nuevas necesidades que debemos suplir para que nuestro organismo funcione en óptimas condiciones. Esto es a través de hábitos como la alimentación, el sueño, la hidratación y el ejercicio.

Si usted se encuentra en esta etapa de la vida (o se aproxima), es buen momento para empezar a tener buenas prácticas para su salud y bienestar. Estas son las recomendaciones de los expertos:

Alimentación

“Este es el tiempo perfecto para tomar nuevos hábitos en nuestra vida”, expresa Orozco, quien invita a ver los 40 como una etapa de vida en la que es posible adquirir hábitos alimenticios saludables y que se acoplen a nuestras necesidades.

Reduzca el consumo de sodio

En las personas adultas se recomienda disminuir el consumo de sodio que podemos encontrar en la sal y en alimentos procesados o ultraprocesados. “A los alimentos se les coloca sodio para conservarlos o darles sabor, pero afecta en la retención de líquidos”, explica Orozco. Por lo que es aconsejable que evite las sopas instantáneas, la sal y los embutidos, “lo cual afecta nuestra salud y nos impide sentirnos plenos”, agrega.

Modere el consumo de sodio, pues se encuentra más vulnerable a padecer enfermedades.

Consuma antioxidantes

Después de los 40 años Orozco recomienda el consumo de antioxidantes que encontramos en frutas y verduras. “Es importante que tengamos una dieta variada y que comamos de dos a tres porciones de frutas y verduras al día, pues nos proveen vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo”.

Incluya antioxidantes en su dieta, especialmente frutas y verduras con cáscara.

Evite las grasas saturadas

Al haber cambios hormonales, Orozco explica que el metabolismo se vuelve más lento y las grasas ya no se toleran tan bien como antes. ‘Evite el consumo de alimentos fritos y aumente la fibra en su dieta para facilitar la digestión por medio de frutas y alimentos integrales’, añade.

Evite el consumo de colesterol, pues podría afectarlo a nivel cardiovascular.

En cuanto a salud, lo mejor es buscar una guía profesional con nutricionistas, para que nos proporcione la dieta que nos proveerá los nutrientes que necesitamos.

Masa muscular

De acuerdo con Orozco, está científicamente comprobado que, a partir de los 40, la masa muscular empieza a disminuir, por lo que es importante un aporte de proteína a nuestro organismo. “Para mantener la masa muscular y para aumentarla, es necesario realizar ejercicio físico que implique fuerza, con peso, pues esto da lugar a la contracción muscular”, dice la nutricionista.

“Es bueno realizar ejercicio físico, por lo menos, 45 minutos diarios para contribuir con el aporte de proteína”, expresa.

Para recuperar masa muscular, haga ejercicio con peso.

Asimismo, es posible este aporte a través de la alimentación con el consumo de carne, huevo y derivados de los animales. “Si tiene una dieta vegana o vegetariana, puede incluir legumbres a su alimentación”, dice Orozco. Recuerde que lo ideal es que lleve el acompañamiento de profesionales en nutrición para el bienestar de su organismo.

Incluya proteína en su dieta para recuperar el tejido muscular.

Fortalecimiento de los huesos

A partir de los 40 años, el tejido óseo se va debilitando, especialmente en las mujeres debido a la alteración de las hormonas como el estrógeno. En esta etapa, dice Orozco, existe mayor riesgo de padecer osteoporosis, por lo que es importante el consumo de calcio. “Este lo debemos consumir todos los días y lo podemos encontrar en el yogur, la leche descremada (para evitar el consumo de grasa), queso fresco, queso cottage, queso panela y la suplementación para ayudar a nuestro organismo y darle las fuentes naturales de este aporte de calcio”, explica.

Incluya fuentes naturales de calcio para fortalecer su sistema óseo.

Otros cambios

Según Byron Chacón, ginecólogo, la menopausia, que consiste en “el cese de las menstruaciones”, se da entre los 40 y los 60 años, etapa en la cual la mujer atraviesa por cambios hormonales, físicos, psicológicos y emocionales.

A partir de los 40 años es probable que empiece a sufrir cambios hormonales que predisponen a la menopausia.

Asimismo, Sergio Ralón, experto en enfermedades mamarias, aconseja realizarse la mamografía a partir de los 40 años para prevenir enfermedades y diagnosticarlas a tiempo.

Lleve una salud preventiva y, si es mujer, realice la mamografía a partir de los 40 años.

Hidratación

Al igual que la alimentación, nuestro cuerpo necesita del agua para que los órganos realicen sus funciones. “Si una persona tiene bajo consumo de agua, el organismo ya no funciona de manera óptima. Nuestro cuerpo pide hidratación, agua, pues los riñones hacen uso de esta y también es una forma de prevenir enfermedades renales”, añade Orozco. Lo recomendable es beber dos litros de agua pura diariamente.

Busque hidratarse con agua pura. Beba dos litros diariamente.

Cuidados de la piel

Son distintos los cambios por los que pasa nuestra piel al llegar a los 40 años. De acuerdo con Pilar Manrique, dermatóloga, ‘se adelgaza la dermis, la capa superficial de la piel. El recambio celular cada vez es más lento y, al tener una piel más delgada, da paso a la entrada del sol’.

Asimismo, ‘la piel tiene memoria’, indica Manrique al referirse a que, debido al sol que recibimos años atrás, aparece en forma de manchas en la piel en la edad adulta.

La piel también sufre cambios al llegar a los 40 años.

En cuanto a la consistencia y elasticidad de la piel, “las fibras de colágena y elastina se alteran y disminuyen en número, entonces aparece la flacidez”, dice la dermatóloga. Además, notará que su piel se reseca y aparecen arrugas, lo cual se debe a la pérdida de ácido hialurónico cuya función es retener agua.

También hay quienes dejan de utilizar desodorante, dice Manrique, y esto se debe a que las glándulas de cebo y de sudor disminuyen en tamaño y proporción.

Para cuidar su piel, Manrique recomienda humectarla con cremas nutritivas y humectantes. De igual forma, sugiere utilizar jabones suaves que sean un PH neutro o ácido. ‘Que no sea alcalino, que no tenga mucho detergente ni tanto perfume y que no reseque la piel’, añade. Otro producto que no puede faltar en la rutina del cuidado de la piel es el protector solar.

Cuide su piel con cremas humectantes y protector solar.

El cuidado de la piel, según la experta, puede complementarlo por medio de suplementos alimenticios a base de vitaminas, minerales, colágeno y aceites esenciales como el aceite de pescado.

Cambios en la vista

¿Ha notado la necesidad de tener que alejar los objetos para poder leer o enfocar? Podría tratarse de presbicia, una condición relacionada con la edad que consiste en la pérdida de la capacidad de enfocar los objetos que se encuentran cerca y cuyos síntomas empiezan a presentarse a partir de los 40 años.

La presbicia suele aparecer a partir de los 40 años. Consulte con oftalmólogos.

Para corregir este problema será necesario que acuda con oftalmólogos para que evalúen su vista y le receten las gafas adecuadas.

¡Disfrute de la vida!

Si bien es cierto que su cuerpo pasa por cambios físicos y que debe adaptarse a sus nuevas necesidades, esta etapa de la vida también es una oportunidad para disfrutar de ella, pues hemos alcanzado la madurez que antes no teníamos, conocemos cuáles son nuestros sueños y podemos enfocarnos con mayor seguridad en lo que deseamos realizar.

¡Que los cambios no le impidan disfrutar de la vida!

Todo está en la manera en la que decida ver las cosas, así que podría considerar los cuarenta como un empezar de nuevo, una puerta a cambios a nivel personal (más allá de los físicos). Que esta etapa sea para usted un momento de estabilidad emocional, psicológica, económica y todo aspecto de su vida.

Tome en cuenta que su salud y bienestar son importantes, por lo tanto, para realizar cualquier cambio en beneficio de su cuerpo, es recomendable acudir con médicos especialistas para que lo orienten a llevar este proceso de transición de la mejor manera posible, así como prevenir cualquier enfermedad que viene con la edad.