Qué nos dice el subconsciente cuando dormimos

Recordar y analizar lo que experimentamos mientras dormimos nos puede ayudar a conocernos y entendernos mejor.

Buscarle un significado a lo que soñamos es algo que ha fascinado a la humanidad desde sus inicios. Mensajes de los dioses, comunicación con el más allá o viajes a las profundidades de nuestro interior son algunas de las maneras en que, a lo largo de los siglos, hemos tratado de explicar el mundo onírico.

Y desde que a partir del siglo XX cobrara importancia el enfoque humanista y científico de los sueños vistos como proyecciones de nuestro subconsciente, el mundo se ha visto aún más cautivado por su interpretación, de la cual algunas personas la hacen incluso un arte.

“Las razones por las que soñamos todavía son pobremente comprendidas por la ciencia y, de hecho, algunos científicos creen que los sueños no tienen ningún propósito. Otros, sin embargo, sienten que los sueños tienen varios objetivos que van desde lo mundano a lo espiritual”, explica Karen Frazier en su Manual de interpretación de sueños.

Sea cual sea su postura respecto de los sueños, es probable que en más de una ocasión de su vida ha querido encontrarle algún significado a todas esas cosas extrañas que “vive” durante la noche mientras duerme. Bienvenido al mundo de la interpretación de los sueños.

Cómo interpretarlos

Debido a que cada individuo es un mundo, cada sueño tiene un diferente significado de persona a persona, incluso si se trata de alguna temática común como soñar que volamos o que nos persiguen. Por eso, los expertos dicen que muchos diccionarios de sueños se limitan únicamente dar significados muy vagos o generales; por ende la importancia de saber interpretarlos y “personalizarlos”.

Lo primero que hay que saber es que “toda la información que aparece en los sueños tiene sentido”, según explica Carrera. “Lo que sucede es que en ese aparente desorden que representa el sueño, existe un orden lógico y coherente que está íntimamente ligado a la vida psicológica de la persona que sueña. El sueño tiene una expresión en un lenguaje arcaico que se expresa por medio de símbolos y representaciones.  El sueño expresa recuerdos, impulsos apremiantes, reprimidos; revela información también a través de la forma creativa del inconsciente”.

El experto explica que hay que empezar a estar más conscientes o “despiertos” respecto de lo que soñamos. Todos soñamos todos los días, pero no siempre lo recordamos, y ese primer paso consiste en estar más al tanto de eso. De esta manera se puede llegar a tener sueños lúcidos, llamado así a aquellos sueños en los que estamos conscientes que estamos soñando y, de alguna manera, incluso podemos llegar a controlarlos.

“Estar lúcidos nos permite en la interpretación tener la mayor cantidad y claridad de la información. Por lo general, al despertar y, dependiendo de la fase del sueño en la que despertamos, muchas veces no recordamos todo el sueño, o solo recordamos por partes, los momentos tal vez más intensos, y eso hace que la interpretación se dificulte; sin embargo, al estar más “conscientes” podemos recordar más y eso favorece la interpretación”, dice Carrera.

El psicólogo recomienda tener un diario de sueños, en los que apuntamos (si es posible al despertar, de manera inmediata) todo lo que vamos soñando. Con el tiempo, iremos recordándolos mejor. Por ello, se sugiere tener el diario al lado de la cama.

Al escribir los sueños se entrena la mente para recordarlos. 

M. DeBord, autor del Diccionario de interpretación de sueños, explica que el sueño debe descomponerse en elementos como si se tratara de un cuento: ambientación, personajes, símbolos, además de elementos narrativos como acción, reacción y resolución. Estos deben analizarse de manera separada. Agrega que, en el subconsciente, todos sabemos ya lo que significan nuestros sueños, y que estos tienen múltiples significados y capas interpretativas.

“Cada detalle de un sueño encaja en un panorama más amplio. Todo se conecta para dar un mensaje que puede resumirse en ese ‘cuadro general’”, dice DeBord en su web, donde enseña a interpretar los sueños.

Los expertos recomiendan también registrar cada sensación que nos da el sueño, así como las personas, los colores, y otros elementos. Detallar cómo nos hacía sentir cada imagen o escena al momento de soñarla, y examinar el lugar o ambiente y cómo los asociamos; por ejemplo, una playa puede significar placer para una persona, pero para otra podría ser inmensidad o aburrimiento.

Parte del análisis conlleva preguntarnos cómo se relaciona lo que sentimos en el sueño con cómo nos sentimos en el día a día, o recordar en qué otros momentos hemos tenido esas emociones.

Un diccionario de sueños puede servir de guía para interpretar lo que se sueña.

Deben buscarse temas recurrentes en los sueños; esto nos servirá para futuras interpretaciones. Por ejemplo, si vemos un perro rojo y nos hace sentir feliz, la próxima vez que lo soñemos sabremos que se trataba de un sueño relacionado con la alegría.

Utilizar un diccionario de sueños como guía, pero no como la absoluta respuesta a los sueños, debido a que cada persona le da diferente valor o sensación a los símbolos.

Sueños comunes

Temáticas de sueños hay tantas como personas en el planeta; sin embargo, podemos identificar una serie de sueños que son muy comunes.

Aquí compartimos sus posibles significados. Los expertos hacen hincapié en que estos deben interpretarse de manera personalizada, es decir, “adaptarlos” a la situación de cada uno.

Soñar con que se le caen los dientes

Suele relacionarse con estar asustados o preocupados por los cambios que estamos viviendo.

La caía de dientes es un sueño común cuando se tiene preocupación.

Soñar que lo persiguen

En este sueño lo importante es la sensación que nos da, y esta será la clave para interpretarlo, indica el sitio web HowToLucid.com. “A veces puede ser simplemente porque vimos una película donde persiguen a alguien, pero otras veces puede significar que estamos huyendo de un problema que no hemos resuelto”, dice el sitio.

Soñar con agua

Por lo general, el agua representa el subconsciente y las emociones. Dependerá de en qué circunstancias la experimentamos para identificar su intensidad. Por ejemplo, en una playa podría ser sensación de plenitud, pero si soñamos que nos ahogamos podría representar sensación de angustia o de estar abrumados por algo.

A los sueños con agua hay que darles una interpretación según las circunstancias.

Soñar que vuela

Se asocia con experiencias liberadoras y de felicidad. Estos sueños suelen darse de manera lúcida, es decir, que estamos conscientes de que es un sueño, y por lo tanto representan una etapa en la vida en la que nos sentimos en control de las cosas, o con una nueva perspectiva positiva.

Soñar que está desnudo

Este sueño común, de acuerdo con el portal Dream Moods, “refleja nuestras vulnerabilidades o sentimientos de pena”. Podría ser que escondemos algo de lo que estamos avergonzados, o que no estamos preparados para algún proyecto o evento. Todo depende de cómo nos sentimos, ya que, si estamos contentos de estar desnudos, por ejemplo, podría significar que nos sentimos libres.

Soñar que tiene un examen

De acuerdo con HowToLucid.com, puede simbolizar que nos sentimos juzgados o que constantemente tenemos que probar algo a alguien o a un grupo de personas. La clave, como siempre, es analizar las emociones y en qué otros momentos nos hemos sentido así.

Tener un examen en un sueño puede significar sentirse juzgado. 

Soñar que se muere

No se trata de un mal augurio; al contrario, es un sueño muy personal y su significado varía según el individuo. Puede tratarse de la aceptación de que estamos convirtiéndonos en otra persona.

Historia

Tratar de entender los sueños es algo de lo que se tiene registros desde hace miles de años. En la Antigüedad a estos se les atribuyó una cualidad mágica, y en varias civilizaciones también fueron asociados con manifestaciones de los dioses.

Sigmund Freud, es considerado el fundador del psicoanálisis.

No fue hasta finales de siglo XIX que la manera en que vemos los sueños cambió, con la publicación de La interpretación de los sueños, del afamado psicoanalista Sigmund Freud. Su libro fue un parteaguas debido a que, a partir de ese momento, el mundo onírico comenzó a estudiarse de manera formal.

Freud decía que los sueños se forman como resultado de dos procesos mentales: el primero es un deseo expresado de manera subconsciente en el sueño; el segundo es un proceso de censura que distorsiona la expresión de ese deseo. Por lo tanto, a criterio del padre del psicoanálisis, todos los sueños son “realizaciones de deseos”  que se prestan al análisis. Pensaba también que cada sueño tiene un punto de conexión con una experiencia del día anterior.

“De acuerdo con un artículo publicado en Current Biology, una de las principales funciones de los sueños es el procesamiento de la memoria, lo cual básicamente consiste en organizar los recuerdos en espacios específicos del cerebro, y esto ocurre cuando dormimos”, señala Frazier en su manual.

“Los sueños son la vía directa al inconsciente, se relacionan con este al cien por ciento. Tienen una estructura donde se revela prácticamente toda la vida de un ser humano, ideales, proyectos, significados, creencias, etc.”, dice el psicólogo Carlos Carrera, de la clínica Quanta, quien tiene experiencia en trabajar con la interpretación de sueños y ha dado exposiciones sobre el tema.

Sus anhelos pueden ser representados de diferentes formas en los sueños.

En la actualidad hay diferentes escuelas de pensamiento acerca de los sueños, que van desde lo místico o religioso hasta lo científico, y no todas concuerdan con lo expuesto por Freud.

Las maneras de encontrarle significado o mensaje a los sueños difieren, pero todos los expertos en su interpretación concuerdan en que estos nos dicen siempre algo y, por lo tanto, saber hablar en el “idioma onírico” es una habilidad que nos vendría bien a todos para entendernos mejor.

“Los sueños te hablan sobre tu salud física, tu salud mental y emocional, tus relaciones, tu trabajo, tu mente, tu corazón, tus ambiciones, tus deseos y anhelos. Te acercan a quién y qué eres realmente en los rincones más profundos de tu ser. Y trabajar con ellos puede ser lo mejor que hagas por ti. Puedes hacer que tus sueños se conviertan en realidad y vivirlos en el sentido más pleno”, dice en su libro Diccionario de interpretación de sueños el experto en interpretación de sueños J.M. DeBord.